VISTE TUS PAREDES

Las paredes de una casa son los espacios decorativos con los que más nos solemos enfrentar, sobretodo por la necesidad de cubrirlas y de usarlas como espacio para mostrar fotos y recuerdos,

Una bonita galería de marcos puede convertirse en todo un punto focal, sí sabemos darle una composición adecuada.

¿Quieres saber cómo?

En decoración la repetición es un recurso que pocas veces falla y más sí se trata de decorar una pared.

Los pasillos que son espacios oscuros y estrechos son el lugar ideal para mostrar una colección. Lo importante es repetir las dimensiones y utilizar siempre el mismo marco, así lo convertimos en una auténtica galería de arte y damos vida a una zona muerta de la casa. Eso sí, recuerda alinear de forma paralela todos los cuadros. 



En un dormitorio la pared sobre la cama suele quedar inutilizada, en este caso, en este dormitorio hemos optado por colocar un estante para apoyar los cuadros y no tener que colgarlos. 

Así ganamos volumen, además de espacio extra para pequeños objetos, De esta manera, conseguimos llenar un espacio difícil de utilizar.



Si lo que queremos es decorar algún pequeño rincón que se nos queda vacío,  podemos optar por una composición irregular. 

En este caso, podemos utilizar fotos o dibujos con distintos motivos, incluso postales. Aquí lo importante es encontrar el equilibrio entre los distintos tamaños y colores de los marcos.

Si no sabes como colgarlos para que el conjunto te quede bonito, colócalos primero en el suelo y prueba con distintas combinaciones hasta que encuentres la que más te guste.



Colocar un cuadro en el suelo apoyado en la pared nos sirve para tapar cables y enchufes. Una opción de tendencia y muy práctica si nos asustan los agujeros en la pared. Esta es una gran solución que además rompe la rigidez de las galerías. 



Hoy hemos visto distintos trucos e ideas para decorar paredes con composiciones de cuadros y marcos utilizando recursos como la repetición pero recuerda que lo importante es que el conjunto tenga armonía y que realmente acabe teniendo impacto en la estancia.



Y un último consejo: si no sabes que disposición es la mejor, coge lápiz y papel y dibuja un boceto antes de clavar algo en la pared.